Magnificat: Oración por la mañana

noviembre 15, 2020 0 Por claretcoromoto
Magnificat: Oración por la mañana

Magnificat Oración por la mañana: Domingo 15

¡Señor, ábreme los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza!

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo Amén

HIMNO

En esta luz del nuevo día
que me concedes, oh Señor,
dame mi parte de alegría
y haz que consiga ser mejor.
Dichoso yo, si al fin del día
un odio menos llevo en mí,
si una luz más mis pasos guía
y si un error más yo extinguí.
Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo ruin no supo ver.
Que ame a los seres este día,
que a todo a trance ame la luz,
que ame mi gozo y mi agonía,
que ame el amor y ame la cruz.

Meditación

La parábola de los talentos en Magnificat oración por la mañana

Uno de los siervos dice: Señor, cinco talentos me entregaste; otro indica que se le dieron dos. Reconocen que de él han recibido el medio de hacer el bien; le atestiguan un gran reconocimiento y le rinden sus cuentas. ¿Qué les responde el maestro? Bien, siervo bueno y fiel (puesto que lo propio de la bondad es ver al prójimo); has sido fiel en lo poco, voy a ponerte al frente de mucho. Entra en el gozo de tu señor. De este modo Jesús designa una beatitud completa.

En cuanto al que no había recibido más que un talento, lo fue a esconder. A ese siervo inútil, echadlo afuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Lo ves? No es solamente el ladrón, el hombre que busca enriquecerse, el que hace el mal; al final también es castigado aquel que no hace el bien. Entonces ¿cuáles son esos talentos? Es el poder de cada uno, la autoridad que disponemos, la fortuna que poseemos, la enseñanza que podemos impartir, y cualquier otra cosa de la misma índole. Que nadie venga entonces a decir: solo tengo un talento, no puedo hacer nada. Porque puedes, incluso con un solo talento, actuar de manera loable.

Temas que te pueden interesar  Cómo entrar a Wordpress [2020]

SALMO 99

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores.
Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 3, 10-17

QUERIDO HERMANO: Tú seguiste paso a paso mi doctrina y mi conducta, mis planes, fe y paciencia, mi amor fraterno y mi aguante en las persecuciones y sufrimientos, como aquellos que me ocurrieron en Antioquía, Iconio y Listra.

¡Qué persecuciones padecí! Pero de todas me libró el Señor.

Por otra parte, todo el que se proponga vivir piadosamente en Cristo Jesús será perseguido.

En cambio, esos perversos embaucadores irán de mal en peor, extraviando a los demás y extraviándose ellos mismos. Pero tú permaneces en lo que has aprendido y se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste y que desde niño conoces la sagrada Escritura; ella puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación.

Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud; así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena.
Palabra de Dios.

SALMO 118

R/ Mucha paz tienen los que aman tus leyes, Señor.
Muchos son los enemigos que me persiguen,
pero yo no me aparto de tus preceptos.

R/ El compendio de tu palabra es la verdad,
y tus justos juicios son eternos.

R/ Los nobles me perseguían sin motivo,
pero mi corazón respetaba tus palabras.

Temas que te pueden interesar  José Gregorio Hernández y una "cajita feliz" llena de amor

R/ Por los más pobres, los enfermos y los desilusionados.

R/ Por los niños de todo el mundo, para que tengan una educación adecuada y reciban el anuncio del Evangelio.

R/ Por los que buscan trabajo por primera vez, para que no
se desalienten.

R/ Intenciones libres (aquí pides tu intención)

Bajo tu amparo nos acogemos

Padre Nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.

Magnificat Oración por la mañana: Oremos

Oh Dios, que has iluminado las tinieblas de nuestra
ignorancia con la luz de tu Palabra: acrecienta en nosotros la fe que tú mismo nos has dado; que ninguna tentación pueda nunca destruir el ardor de la fe y de la caridad que tu gracia ha encendido en nuestro espíritu. Por nuestro Señor Jesucristo.

AMÉN

Magnificat Oración por la mañana del Día de Hoy

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Temas que te pueden interesar  Mejores prácticas de Google AdSense

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.
Amén!

Fuente: EWTN