Índice

Ann Wolfgang von Goethe

Esta frase del poeta y novelista Johann Wolfgang von Goethe resume la esencia de lo que se conoce como “la Mirada apreciativa”.    Álex Róvira, escritor y divulgador, detalla que el concepto de “la mirada apreciativa” hace referencia a cómo “nuestra mirada condiciona las posibilidades de realización no solo de todo ser humano, sino de toda forma de vida”.

“Si tratas a un ser humano como es, seguirá siendo lo que es; pero si lo tratas como puede llegar a ser, se convertirá en lo que está destinado a ser”.

Afirmaciones del escritor

El escritor afirma que creyendo en cada uno de nuestros hijos podemos ayudarlos a florecer, a sacar lo mejor de sí mismos y a que superen cada una de sus metas.

Esto se puede lograr mediante el respeto, la admiración mutua y el afecto verdadero. El escritor explica que todos estos elementos fungen como catalizadores permanentes de la evolución de las personas que nos rodean y de nosotros mismos.     

¿Qué significa aplicar la mirada apreciativa?

Aplicar la mirada apreciativa significa entonces que desde la escuela se desarrolle todo el potencial de cada estudiante como complemento a la educación que ya trae el pequeño desde casa, donde se propició un ambiente favorable para el desarrollo de los talentos.    

¿En qué ayuda a tus hijos que el colegio donde estudian apliquen la Mirada Apreciativa?    

Desde una perspectiva pedagógica tus hijos lograrán:   

  1. Potencializar su crecimiento y desarrollarse en función a su trayectoria así como por su situación actual. Como padres es importante ver a tus pequeños en su todo, lo que realmente son, no por lo que tienen o podrían dejar de tener; es decir, valorar a tus hijos y, en ese sentido, a las personas.    
  2. Cuando tus niños tienen una mirada de amor, se comprometen y brillan, teniendo un desempeño de calidad. De aquí la importancia de aplicarlo en la escuela y en casa.   
  3. Una vez que tus pequeños sienten esta mirada apreciativa y un compromiso interior, comienzan a ser más extrovertidos, ayudan y cuidan a sus compañeros, se sienten motivados desde el interior.     
  4. Tus pequeños pueden lograr todo lo que se propongan, ya que parten de un lugar donde conocen sus alcances y limitaciones.    
  5. Es posible descubrirse a uno mismo, encontrando los aspectos en los que se pueda mejorar y cada día descubrirnos un poco más, a través de la verdad.    
Temas que te pueden interesar  Reconocer las propias emociones

¿Eres docente?

Sí eres docente busca crear una muy buena perspectiva de cada uno de tus alumnos y de los demás gracias a una mirada que observes desde lo que somos y aceptamos. Esto significa que nos enfocamos en que tus hijos desarrollen la gran pregunta de “quién soy yo” y a que encuentren el ambiente propicio para desarrollar todos sus talentos.   

La mirada transforma, eso lo saben los bebés y los niños, para quienes el lenguaje no verbal es más importante que las palabras.

Cuando un bebé busca la mirada de su madre y ella está distraída mirando su celular se crea un vacío pues, aunque la mujer lo esté abrazando, se pierde esa comunicación que se establece a través de la mirada.

Tu mirada puede transformar a las personas


Este tema lo trata, como se acota al principio de este texto, el español Alex Rovira en la interesante conferencia “Tu mirada puede transformar a las personas” en la que argumenta que la mirada condiciona la calidad del vínculo con el otro, también su posibilidad de transformación. La frase que sintetiza esta idea es “Trata a un ser humano como es y seguirá siendo así, pero trátalo como puede llegar a ser y se convertirá en lo que esté llamado a ser”.


Este concepto es especialmente importante en la relación entre padres e hijos y entre los profesores y sus alumnos, pues una descalificación, una crítica contundente o una etiqueta que se le pone a un niño lo puede afectar para el resto de su vida, de igual manera la confianza y el creer en el potencial que tienen estos pequeños grandes seres es lo que los impulsa hacia un futuro mejor.

Temas que te pueden interesar  La teoría del cerebro triuno de MacLean

El valor de la mirada apreciativa


El autor equipara el valor de la mirada apreciativa con el efecto Pigmalión, que en psicología y pedagogía se refiere a la potencial influencia que ejercen las expectativas y creencias de una persona en el rendimiento de otra. Basado en el mito griego de Pigmalión, un rey que al buscar una esposa perfecta y no encontrarla decidió hacer esculturas y se enamoró de una de ellas, Galatea.

Era tanta su devoción por aquella imagen perfecta, que la Diosa Afrodita se compadeció de él y decidió darle vida a la estatua y así Pigmalión por fin consiguió su mujer ideal. Lo que resalta el mito es lo mismo que ahora plantea la física cuántica; cómo la mirada del observador transforma lo observado.

Efecto Pigmalión

Pero el efecto Pigmalión también tiene su lado oscuro, porque si las expectativas son negativas tienen igual potencial para cumplirse. Por eso, cuidado padres con etiquetar a sus hijos como “desordenado, indisciplinado, insoportable, etc.” porque eso es exactamente lo que van a crear en ese ser.


Al hijo hay que transmitirle el mensaje de que creemos en él; “eres extraordinario, puedes hacerlo, cuenta conmigo”, para ello los padres debemos afianzarnos en el amor, que el conferencista describe como “la voluntad de comprender la singularidad del ser y sus circunstancias”.

Amar es cuidar, es inspirar, es comprender

El amor sin actos que lo respalden se queda en un simple discurso, una palabra bonita que ahora se usa a la ligera. El verdadero amor ejemplifica la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Temas que te pueden interesar  Ducharte con agua fría para faltar menos al trabajo: la última ocurrencia del Foro Económico Mundial


Por último Rovira aconseja que debemos escuchar más a los hijos, a veces los padres creemos que nos las sabemos todas y no apreciamos el punto de vista de los más pequeños, el consabido sermón que recibimos y que ahora caemos en el error de dar, cuando la formación humana moderna nos invita a escuchar al otro.

Respetar el silencio de los hijos

Claro que el silencio también debe ser respetado; “a los hijos hay que darles permiso de guardar silencio, permiso de hablar, permiso llorar, permiso de enojarse…” para resumir, a los hijos y a quienes nos rodean hay que darles el permiso de Ser y ponernos el reto de comenzar a cultivar nuestra mirada apreciativa.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)