lunes, septiembre 27, 2021

5 cosas que debes saber sobre las variantes del coronavirus

Por Bill Gates: El virus que causa COVID-19 está evolucionando y está complicando nuestros esfuerzos para poner fin a la pandemia. He pasado mucho tiempo...

Latest Posts

Reconocer las propias emociones

A la pregunta “¿Cómo estás?” podríamos responder con emociones puras como: triste, alegre, rabioso, tranquilo, ansioso, irritado, relajado… Estos nombres sí que señalan verdaderamente cómo estamos, pero bajo las palabras “bien”, “mal” o “regular” en realidad estamos escondiendo las auténticas emociones. Contestamos “bien” o “mal” como manera de disimular, eludir o economizar lo que sería la conexión con lo que verdaderamente sentimos.

Lo importante es reconocer que no nos permitimos ser honestos o auténticos con lo que realmente sentimos ante otras personas, es decir, tenemos cierta tendencia a “manipular” con las palabras lo que realmente sentimos. Expresar emociones nos compromete, nos sitúa en una profundidad a la que no estamos acostumbrados -ni quizás dispuestos- a entrar.

Nunca se nos enseñó cómo se llamaba lo que sentíamos cuando nos quitaban algo o cuando alguien nos dejaba por otro. Somos auténticos “analfabetos emocionales”, ajenos e ignorantes a las emociones que cruzan por nuestra vida, y a la vez, esclavos de ellas.

¿Te imaginas preguntarle al vecino del ascensor “¿Cómo está usted?” y que respondiese (en vez de bien o mal) “estoy triste o muy contento esta mañana”. Automáticamente y, por falta de costumbre, entraríamos a preguntar, “pero, ¿por qué?, ¿qué le ha pasado?. Con lo cual la conversación podría alargarse, y nuestro compromiso y grado de implicación habría aumentado en un cien por cien en cuestión de segundos.

Temas que te pueden interesar  Regresión de la pandemia en América latina y a nivel global

¿Qué significa nuestra inteligencia emocional?

Desarrollar nuestra inteligencia emocional significa empezar a ser capaces de reconocer qué emociones estamos sintiendo en cada momento.

Si al decir “estoy bien” o “no me pasa nada”, notas que dentro de ti hay una sensación de incomodidad, malestar, tristeza, rabia o cualquier otra cosa, créete lo segundo, y sígue esa sensación. Es el comienzo de tu trabajo emocional. Tirando de este hilo serás capaz de saber quién eres y lo que quieres realmente. No te creas lo que dices, sino lo que sientes. La idea es que “te pilles” in fraganti, como hace el detector de mentiras del vídeo.

Temas que te pueden interesar  Catálogo de venta de Twitter: dentro de la app

Latest Posts

Don't Miss

Stay in touch

To be updated with all the latest news, offers and special announcements.